Una apuesta ganadora en tiempos difíciles

Salud

Malestar  general,  decaimiento y signos evidentes de falta de vitalidad. La economía española continúa sumida en un letargo febril y con un pronóstico incierto, por más que de vez en cuando nos afanemos en encontrar signos, por muy débiles que sean, que sirvan para hablar de una recuperación. La patología en forma de crisis que sume al país precisa todavía de un largo tratamiento, en el que las precisas pero contundentes dosis en forma de reformas estructurales jugarán un papel fundamental.


No todo son malas noticias. Entre tanto color rojo del Ibex 35, tanta deuda pública y tantos pésimos resultados empresariales, hay sectores que están logrando capear el temporal, al menos aparentemente, como si con ellos no fuera la crisis. Éste es claramente el caso del sector de la sanidad privada. “Resulta curioso, pero en los momentos álgidos del ciclo económico el sector parecía estancado; ahora, sin embargo, es uno de los pocos privilegiados que sigue creciendo”, asegura Fernando Mesa, presidente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas. El año pasado, la Sanidad Privada en nuestro país logró batir una vez más su propio récord, cosechando una facturación de 27.000 millones de euros, un 3% por encima del ejercicio anterior.

English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)